obra contemporánea

Herminia Brumana (Pigüé, 1897 – Buenos Aires, 1954) fue maestra, dramaturga, narradora y militante de inspiración anarquista. Desempeñó su actividad docente en su ciudad natal, el sur del Gran Buenos Aires y en la ciudad de Buenos Aires. Dió conferencias en los Estados Unidos y México sobre la actividad educativa y literaria. Colaboró con diversos medios gráficos de la época, entre ellos El Hogar y La Nación. En 1958, un grupo de amigos publicó sus Obras Completas.

El libro Tizas de colores, originalmente publicado en 1932, es un conjunto de crónicas concatenadas acerca del ámbito escolar primario. Nada escapa a la mirada de la maestra narradora, en particular aquellas convenciones y regímenes que siempre ocultan la injusticia que recae solapadamente sobre las clases populares. Para cambiar el punto de vista, y ejercitar un reclamo de humanidad e inteligencia, está la candorosa y enérgica respuesta de la maestra siempre dispuesta a descubrir la fragilidad del niño, la frialdad de la institución e incluso la ignorancia y el insuficiente compromiso propio. Tizas de colores quiere ser una nota discordante, justa, con la misma iluminación que pudiera tener la palabra de los niños de guardapolvos blancos; un recorrido por las escuelas de principios del siglo XX, que mucho tienen que ver con las mismas aulas en las que cada uno de nosotros hemos vivido y con las que hoy transitamos en nuestro rol docente.

TIZAS DE COLORES DE HERMINIA BRUMANA

$21.000
TIZAS DE COLORES DE HERMINIA BRUMANA $21.000
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Herminia Brumana (Pigüé, 1897 – Buenos Aires, 1954) fue maestra, dramaturga, narradora y militante de inspiración anarquista. Desempeñó su actividad docente en su ciudad natal, el sur del Gran Buenos Aires y en la ciudad de Buenos Aires. Dió conferencias en los Estados Unidos y México sobre la actividad educativa y literaria. Colaboró con diversos medios gráficos de la época, entre ellos El Hogar y La Nación. En 1958, un grupo de amigos publicó sus Obras Completas.

El libro Tizas de colores, originalmente publicado en 1932, es un conjunto de crónicas concatenadas acerca del ámbito escolar primario. Nada escapa a la mirada de la maestra narradora, en particular aquellas convenciones y regímenes que siempre ocultan la injusticia que recae solapadamente sobre las clases populares. Para cambiar el punto de vista, y ejercitar un reclamo de humanidad e inteligencia, está la candorosa y enérgica respuesta de la maestra siempre dispuesta a descubrir la fragilidad del niño, la frialdad de la institución e incluso la ignorancia y el insuficiente compromiso propio. Tizas de colores quiere ser una nota discordante, justa, con la misma iluminación que pudiera tener la palabra de los niños de guardapolvos blancos; un recorrido por las escuelas de principios del siglo XX, que mucho tienen que ver con las mismas aulas en las que cada uno de nosotros hemos vivido y con las que hoy transitamos en nuestro rol docente.