OBRA SOBRE PAPEL

“Diarios del Odio” de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, ese conjunto de poemas-reescrituras inquietantes de discursos con los que convivimos bajo la forma de una pretendida participación (los “foros”), es uno de los libros más decisivos y visionarios de los últimos años en la cultura argentina y más allá . Publicado en 2016, desde entonces no ha parado de generar lecturas y debates sobre el estado de la lengua y de la sensibilidad en el presente más estricto.

 

“A veces les digo mamá a mis niñeras” de Carola Gliksberg. En el espíritu clásico de la palabra

donde Carola Gliksberg es encantadora: como una

hechicera, hipnótica, su fantasma neurótico merodeando

en cada silla del Café Tabac.

 

“Hebilla de pasto” de Mercedes Halfon. “Son recortes de una intimidad que se conserva en ese estado, aún después de volcada a la página, porque hay un tironeo misterioso entre lo que se dice y lo que se calla. Y en ese tironeo reside su maravilla particular” Valeria Tentoni

COMBO 2 n direcciones / mansalva / vox

$1.700
COMBO 2 n direcciones / mansalva / vox $1.700

“Diarios del Odio” de Roberto Jacoby y Syd Krochmalny, ese conjunto de poemas-reescrituras inquietantes de discursos con los que convivimos bajo la forma de una pretendida participación (los “foros”), es uno de los libros más decisivos y visionarios de los últimos años en la cultura argentina y más allá . Publicado en 2016, desde entonces no ha parado de generar lecturas y debates sobre el estado de la lengua y de la sensibilidad en el presente más estricto.

 

“A veces les digo mamá a mis niñeras” de Carola Gliksberg. En el espíritu clásico de la palabra

donde Carola Gliksberg es encantadora: como una

hechicera, hipnótica, su fantasma neurótico merodeando

en cada silla del Café Tabac.

 

“Hebilla de pasto” de Mercedes Halfon. “Son recortes de una intimidad que se conserva en ese estado, aún después de volcada a la página, porque hay un tironeo misterioso entre lo que se dice y lo que se calla. Y en ese tironeo reside su maravilla particular” Valeria Tentoni